viernes, 11 de agosto de 2017

EL AMOR VENDRÁ A BUSCARTE



Puede que no antes
que tus lágrimas;
quizá después
de haber dormido
el sueño incrédulo.
Puede que él llegue
y no estés en la ventana;
quizás te llame
y no lo reconozcas.
Pero vendrá,
para salvar
tu larga espera del olvido.
Y cuando todo parezca
que es perdido,
él llegará risueño,
¡deslumbrante!,
para entregarte
la incomparable
rosa del crepúsculo.



Poema de Clarisa Tomás. © All Rights Reserved

Gracias, lectores.
En este pequeño descanso veraniego que me tomé, lejos de redes sociales y aglomeraciones, mientras disfruto de un paisaje apenas pisado, leo lo que Naturaleza me deja ver y escribo esperanzas. A la Esperanza. La realidad es tan mala y absorbente, que deja poco espacio a la inventiva, pero no he de permitir que esto me sobrepase. No hemos de permitirlo (creo en posibilidades remotas, ¡qué le voy a hacer!). Discurrir por la vida como un riachuelo claro, sin más fieras que las florecillas y los pájaros, sería fácil...
Bien, con lo que tengo, manos y palabras, (¡gracias a la vida!), puedo dar abrazos y puedo pintar letras. En este tiempo, éstos bienes, son una gran fortuna, ¿no creéis?

Amigos, tengamos ilusiones sin rutinas. Aunque poco sea, salvemos al menos nuestra voz. Por las voces que se ahogan a diario,  y que es terrible.

A todos, gracias por dejarme vuestra agradable presencia. Siempre agradecida.
Os deseo armonía y paz. ¡Salud!




5 comentarios:

  1. Buenas tardes, Clarisa:
    Las cosas buenas llegan, y lo hacen de manera inesperada. Tal y como han llegado tu poema y tu reflexión.
    Sin estar pendientes de su llegada, creo conveniente que seamos atentos a sus señales y con nuestros iguales. La esperanza sufre con la espera provocada por la desatención.
    Gracias, Clarisa, por compartir tus palabras con tus lectores. Confío en que ese pequeño descanso te resulte revitalizador. La batalla contra la realidad puede llegar a devastar el ánimo y anular nuestra capacidad de fabular ilusiones esperanzadoras. No estás sola en esa lucha: cuentas con el amor de tu entorno afectivo, y con el apoyo de quienes te guardamos afecto. Aquí estoy, Clarisa, disfrutando de tu espacio de inventiva.
    Sí, creo que tus bienes componen una gran fortuna; y te agradezco tu generosidad al compartirlos. Siempre se agradecen las palabras de esperanza y los abrazos reconfortantes.
    Ahora y siempre te deseo lo mejor, Clarisa.

    ResponderEliminar
  2. La espera no siempre es en vano. Se satisface, como en el poema, cuando se se siente, que hay amor recíproco. El amor no es fácil, y angustia más, cuando hay ausencia...pero, finalmente él o ella, vienen a traernos la rosa del amor. Grato leerte. Un abrazo desde mi cubil colombiano. carlos

    ResponderEliminar
  3. Hola Clarisa. Bello poema. Yo también pienso que llega siempre cuando menos te lo espera :) Besos.

    ResponderEliminar
  4. Si llega ese amor, merece la pena la espera. Un abrazo poeta

    ResponderEliminar
  5. Gracias a ti, Clarisa, y por supuesto, siempre, gracias a la vida.
    La nada nos derrotaría sin la esperanza en un instante.Se lo pondremos difícil.
    Un abrazo y buen descanso.

    ResponderEliminar